miércoles, 20 de mayo de 2015

Conferencia: El puente sobre el arroyo de la Torre


La próxima semana  salimos de nuestro medio habitual para dar una conferencia sobre otro tema que nos apasiona y sobre el que estamos involucrados cada vez más: la Conservación y Protección del Patrimonio histórico.

El tema elegido es sólo aparentemente local ya que estas seis humildes y raras piedras de Torrelodones hacían parte de un plan de infraestructuras estatal diseñado en tiempos de la Ilustración.




Se trata de parte de los restos del pretil del puente del siglo XVIII que salvaba la vaguada formada por el arroyo de la Torre en su cruce con el antiguo camino de Valladolid. Otros restos del pretil histórico fueron recompuestos durante el siglo XX a la altura del nº 22 de la actual Avda. de Valladolid, su antiguo emplazamiento. 
Con la suma de ambos restos y la consulta de cartografía histórica se consigue hacer una disposición hipotética de la forma que pudo tener el puente y se propone una recreación ornamental de dichas piedras en un nuevo emplazamiento con gran valor paisajístico.
El posterior análisis de cartografía histórica y la localización de otros puentes coetáneos existentes en el mismo camino histórico confirman la importancia de los restos al pertenecer a un plan de construcción en serie de piezas para puentes dentro de un proyecto general de comunicaciones desde Madrid.




¡Os esperamos!

martes, 12 de mayo de 2015

Almada Negreiros en la Fundación Juan March (1983-1984)


En el cambio de año entre 1983 y 1984 la Fundación Juan March ofreció una completa exposición sobre nuestro muy admirado artista polifacético portugués José Almada Negreiros.




Se trató de una triple exposición, correspondiendo a las tres facetas principales de la obra de Almada. La primera incluyó 15 óleos realizados entre 1913 y 1957, 12 gouaches de los años 1930 y 1948, 25 dibujos pertenecientes al período comprendido entre 1911 y 1950 y 2 tapices. 


Un segundo bloque de la muestra ofrecía documentos sobre su actividad en el campo del teatro; y el tercero, bibliografía de obras escritas por Almada. 


En la organización de la exposición colaboraron los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Cultura de Portugal (que editaron el catálogo) y la Embajada portuguesa en Madrid.


Pero hoy no queríamos fijarnos en su expresión plástica -perteneciente a la época de las vanguardias, la misma a la que perteneció su amigo Fernando Pessoa y el grupo de Orpheu- sino en su pensamiento.


Repasando el catálogo de dicha exposición y gracias al magnífico portal de la Fundación Juan March que ofrece todos los catálogos editados desde 1973, encontramos parte del esclarecedor y siempre visionario pensamiento de Almada, esta vez sobre el iberismo y la civilización peninsular ibérica. Dice así:

Civilización Ibérica, sí. Siempre. 
Unión Ibérica, no. Nunca. 
Aljubarrota + Toro = 0 
Península Ibérica = España + Portugal. 
La Península Ibérica ha sido ya la cabeza del mundo con la fuerte España y el heroico Portugal. La Península Ibérica hizo América Latina. 
La Península Ibérica derramó por toda la tierra la sangre de España y los hitos en piedra de Portugal. 
Quedaron para siempre en el mundo Portugal y España. Por primera vez en la Historia, dos pueblos independientes realizan una misma y única civilización: Portugal y España crearon la Civilización ibérica. 
El litoral de la tierra y las inmensidades de los mares quedaron por primera vez prácticamente unidos a lo Universal por la iniciativa y los hechos de los portugueses. Después, los españoles participaron grandemente del Secreto portugués, con una expansión ultramarina al lado de la nuestra. El descubrimiento de los caminos de los mares, el descubrimiento de los Nuevos continentes, y el del perfil de todos los litorales y la primera vuelta al Mundo, hechos por portugueses y españoles, fueron el primer material para la unidad política de la Tierra. 
La dualidad Portugal-España es, en fin, el secreto de la vitalidad de la península ibérica y de su civilización. 
Portugal y España son dos opuestos y no dos rivales. Los opuestos son complementos iguales de un todo. Este todo está representado geográficamente por la península ibérica y en espíritu por la civilización ibérica. 
La primera parte de la misión de la civilización ibérica se cumplió ya: el imperio colonial portugués y el imperio colonial español, América Latina, y la sangre portuguesa y española extendidas por el mundo entero. 
La segunda parte de la misión de la civilización ibérica empieza en nuestros días: crear la cultura del entendimiento portugués y la del entendimiento español, no sólo para los actuales peninsulares sino también para todos los originarios de nuestra civilización común y dual. 
Además, pesan sobre las actuales generaciones portuguesa y española las respectivas y comunes responsabilidades de crear los nuevos colaboradores peninsulares del conjunto europeo y del universal. 
Cada portugués tendrá que ser más portugués que nunca frente al español más español que nunca y, sobre todo, portugueses y españoles tendremos que ser más portugueses y españoles que nunca, frente al alemán más alemán que nunca, al inglés más inglés que nunca, al francés más francés que nunca, al italiano más italiano que nunca, al ruso más ruso que nunca, en fin, a todo y a cualquier pueblo más nacional hoy que ayer, más él mismo hoy que nunca. 
Revista Sudoeste, n.0 1, 1935.

Por nuestra parte no queda nada más que decir, sólo, tras quitarnos un imaginario sombrero: ¡chapeau, Almada!




FUENTE
Fundación Juan March

martes, 5 de mayo de 2015

Francisco de Melo de Braganza y Castro

Francisco de Melo de Braganza y Castro

Francisco de Melo de Braganza y Castro, I conde de Assumar (Estremoz, 1597 - Madrid, 1651) fue un diplomático y militar portugués al servicio del rey Felipe IVTras iniciar muy joven su carrera en la corte española, fue aumentando poco a poco su influencia hasta que, ganada la confianza del Conde-Duque de Olivares, fue destinado a responsabilidades diplomáticas de gran peso.

A pesar de tener una capacidad militar muy limitada -ya que sus únicos éxitos sólo llegaron de la mano de Jean de Beck- sirvió como Capitán general de los tercios españoles de Flandes. También fue gentilhombre de cámara de Felipe IV

Desempeñó misiones diplomáticas en Italia y Alemania, participó en la Guerra de los Treinta Años, fue virrey de Sicilia entre 1639 y 1641 y gobernador de los Países Bajos y Milán entre 1641 y 1644.

Su participación en la batalla de Rocroi en 1643 marcó el punto final de la hegemonía militar del Imperio Español y el ocaso de su columna vertebral: los soldados veteranos de los Tercios de Flandes. Esta vez Jean de Beck llegó tarde a dicha batalla y las carencias de Francisco de Melo se hicieron evidentes sufriendo la derrota en las Árdenas, siendo el primer gran fracaso de los tercios españoles ante el príncipe de Condé.


Jean de Beck
Francisco de Melo de Braganza perdió también Thionville en 1644 a manos de los franceses, por lo que tuvo que dimitir de su cargo y ser sustituido por Manuel de Moura y Corte Real, hijo de Cristovão de Moura e Távora, I marqués de Castel-Rodrigo, incorporándose al Consejo de Estado en Madrid.

Pasó a ser Virrey de Cataluña y Aragón en 1645 pero su desastrosa actuación ante los franceses y los catalanes perdiendo Tortosa aconsejó su sustitución por el conde de Lemos, en lo que pudo influir la caída de su protector el Conde duque de Olivares en 1643, quien murió dos años después.


Aun así, con todos estos antecedentes, el 7 de septiembre de 1646, Felipe IV le concedió el marquesado de Vellisca y de Tordelaguna, título nobiliario creado para él por el monarca, que hace referencia a la localidad de Vellisca (Cuenca). Posteriormente, al título le sería concedida la Grandeza de España por Carlos III el 15 de diciembre de 1771.

¿Cómo se pueden explicar estos hechos, la concesión de reconocimientos tras una larga concatenación de fracasos? Sólo como agradecimiento a lealtades. 

No podemos olvidar la situación que se produjo tras la rebelión de Portugal de 1640 y la sublevación de los Braganza, al tener que intervenir Francisco de Melo en la prisión del Infante don Duarte, hermano del duque de Braganza coronado como D. João IV. 

Todo ello desató una campaña de propaganda de los portugueses, ayudados por los demás enemigos de España, considerando a Francisco de Melo traidor por haber olvidado su parentesco con la casa de Braganza y permanecer fiel a la causa del Rey de España.

Su palacio de C/ Relatores esquina C/ Atocha

En Madrid se dedicó a ampliar su casa-palacio con torre esquinada en la calle Relatores, con vuelta a la de Atocha, frente al impresionante y desaparecido convento de la Trinidad (primera sede de la pinacoteca y biblioteca nacionales).

No llegó a disfrutar mucho tiempo de su casa pues murió en 1651 sin haber llegado a cobrar nada de las mercedes que Felipe IV le concediera en Flandes, aunque su cicatera administración en Aragón le permitió rehacer su fortuna, tras solo un año de virrenato.

Se casó con Antonia de Vilhena Sousa (Oporto 1601 - Madrid 1625), hija de Henrique 
de Sousa, conde de Miranda, y de Mencía Vilhena da Silva.

Francisco de Melo de Braganza aparece en la novela de Arturo Pérez Reverte El capitán Alatriste y en la película homónima el personaje es interpretado por el actor andaluz Paco Tous.

"Rocroi, el último Tercio” por Ferrer Dalmau.

martes, 21 de abril de 2015

Cinco fotógrafos portugueses exponen en Madrid

Cláudio Reis. Untitled.
Serie The sum of possibilities, (de)constructions III. 2014


Si, es un pórtico. ¿Una puerta al infinito, a la incógnita, a lo desconocido?.

En el artístico barrio del Conde Duque, frente a las puertas del Cuartel y atravesando una agradable plazoleta está la galería Blanca Berlín. Desde el día 11 de abril y hasta el 28 de mayo presenta una interesantísima exposición titulada El paisaje revisitado, dedicada a cinco fotógrafos portugueses:

Carla Cabanas, Tito Mouraz, Dalila Gonçalves, Cláudio Reis y Tiago Casanova.

Todos ellos nos hablan de un paisaje como construcción cultural donde la condición natural se somete a diferentes contextos históricos y sociales.


Carla Cabanas. O que ficuo do que foi-Palabra Arquivada. 2014

Carla Cabanas crea postales como objetos de la memoria donde se funden pasado y presente, el tiempo y el espacio mediante el lenguaje. Sus postales intervenidas con técnica lásser narran otra historia fuera de su tiempo que lucha contra el olvido. Pura nostalgia y saudade.


Tito Mouraz. Untitled. series Open Space Office. 2011

Tito Mouraz nos trae inquietantes y bellísimos paisajes concebidos como producto de los procesos económicos. En sus paisajes se vislumbra la presencia humana y su posterior ausencia, demostrando los efectos que el hombre produce en el entorno, en la naturaleza. No dejéis de ver su catálogo completo (¡Es alucinante!).


Dalila Gonçalves. (En) costa de giz Brighton. Video/instalación. 2015

Dalila Gonçalves presenta un vídeo donde extrae elementos del paisaje para utilizarlos como base para la representación. El paisaje y sus elementos son el soporte primordial para jugar con la desorientación del espectador, provocando dudas sobre la presencia y la ausencia del artista. Conviene verlo hasta que se apaga la luz del proyector.


Cláudio Reis. Untitled
Serie The sum of possibilities, (de)constructions III. 2014

Cláudio Reis representa el mundo visible deconstruyendo el paisaje en formas singulares y puras que se transforman automáticamente en un medio para un determinado estado de ánimo. Como ocurre con los fauvistas, tan importante es lo que vemos como lo que no vemos en sus obras.


Tiago Casanova. Test of mnemonic ability of fotography Series. 2011

Tiago Casanova juega con los lugares intermedios, donde sólo se vislumbra, un paisaje difícil de leer. Nos conduce a través de un viaje a un "no lugar" representando resquicios de espacio construido e interactuando entre el espectador y el espacio fotografiado.
Nos confesó que todo nació con un rollo analógico que se le estropeó al volver de su particular Grand Tour por el Mediterráneo. 

Espero que os guste.

martes, 14 de abril de 2015

Marqueses de la Laguna de Camero Viejo



En los últimos tiempos el convento madrileño de las Trinitarias Descalzas de San Ildefonso no cesa de dar gratas sorpresas, mas o menos esperadas. En este caso, no era nada esperado el hallazgo en plena exposición El triunfo de la Imagen -que se clausuró el domingo 12 de abril- de un par de personajes ibéricos muy vinculados al citado convento (y sus avatares) y que pasan automáticamente a engrosar el ya nutrido elenco de Pessoas en Madrid. 

En dicha muestra se han podido contemplar, por primera vez, los retratos de los marqueses de la Laguna de Camero Viejo, don Sancho de la Cerda y doña María de Vilhena, ambos estrechamente relacionados con Portugal y procedentes del Convento de Trinitarias Descalzas de San Ildefonso. 

Se trata de un par de retratos cortesanos destinados a dicho convento. Era un hecho frecuente que los monasterios rindiesen homenaje a la memoria de aquellos personajes que los favorecieron, bien como patronos o como benefactores.

Foto: Pessoas en Madrid


Don Sancho de la Cerda y Portugal (1550-1626) era el cuarto hijo de Juan de la Cerda y Silva, IV duque de Medinaceli y de su mujer Joana Manuel de Noronha (Juana de Portugal, de la casa de Braganza). Fue caballero de la orden de Alcántara y ostentó los puestos de Mayordomo mayor de la reina Margarita de Austria (1607) y de Gentilhombre de la Cámara del rey Felipe III (1614), quien le otorgo el marquesado de la Laguna de Camero Viejo en 1599. 

Su retrato  responde al modelo flamenco creado por Otto van Veen para el archiduque  Alberto de Austria. Está atribuido a su círculo y se data a principios del siglo XVII. 


Foto: Pessoas en Madrid
María de Vilhena y de Melo (? - Madrid, 1631), segunda esposa de Don Sancho de la Cerda y Portugal, fue hija de Antonio de Melo, alcaide mayor de Elvas (Portugal) y de su primera esposa, Isabel de Vilhena. Ingresó como dama al servicio de la reina Margarita de Austria a partir de 1600 y contrajo matrimonio al año siguiente, en 1601. El matrimonio no tuvo descendencia y tras quedarse viuda en 1626 tomó los hábitos de monja franciscana descalza.

Su retrato pertenece al círculo artístico de Juan Pantoja de la Cruz y está datado igualmente a principios del siglo XVII.

Ambos están enterrados en el convento de las Trinitarias y sus retratos son muy interesantes porque reflejan fielmente la moda de la época. Podemos comprobar la similitud en los detalles de la vestimenta con retratos de la pareja real.



Nuestros personajes están directamente relacionados con el escenario del suceso de la pérdida de los restos de Miguel de Cervantes y su reciente y esperado hallazgo en la cripta del convento de las Trinitarias. La relación con estos hechos es la siguiente:


La construcción primitiva del convento data de 1609, aunque la fábrica actual corresponde a ampliaciones y reformas posteriores. Consta de iglesia y convento y su promotora fue Doña Francisca Romero Gaytán, hija de Julián Romero, general de los ejércitos de Flandes de Felipe II.

Tras intentar establecerlas en la calle Mayor, en 1612 las religiosas se instalaron en su emplazamiento actual, sobre unas casas de su propiedad en la entonces calle Cantarranas (hoy Lope de Vega). Las desavenencias entre las religiosas y la fundadora, provocaron la total desvinculación de Doña Francisca con el convento. Fue entonces cuando Doña María de Vilhena y de Melo, marquesa de la Laguna de Camero Viejo y dama de la reina, lo tomó bajo su protección.


Escudos de armas de los marqueses de la Laguna de Camero Viejo
en la fachada de la iglesia
En 1639, se decide reformar el edificio, afectando a la iglesia y al claustro. La reforma se financió con un legado de 2.000 ducados que su nueva protectora había dejado en Portugal, por entonces incorporado a la Corona española. Las religiosas se trasladaron para la ocasión a una casa en la calle del Humilladero. Debido a la guerra de independencia de Portugal, que estalló en 1640, la construcción del edificio actual no pudo acometerse hasta que se recuperó el legado portugués de la marquesa en 1673.



Al ampliar el convento se demolieron las casas en las que vivían las monjas y la modesta iglesia en la que había recibido sepultura Miguel de Cervantes en 1616 bajo el patrocinio de la marquesa, quedando perdidos desde entonces sus restos. Esta reforma se paralizó por la muerte en 1688 del arquitecto 
Marcos López, encargado de acometerlas, retomándose los trabajos bajo la dirección de José del Arroyo, quien por fin concluyó la iglesia en 1698. Por su parte, las obras en el convento se iniciaron en 1718 dirigidas por Francisco Ruiz y fueron concluidas por Juan Ruiz en 1752.






Fuentes:

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
Comunidad de Madrid
Fundación Casa ducal de Medinaceli
Diego Salvador Conejo
Blog Manuel Martínez
COAM

martes, 7 de abril de 2015

Tres magos lusos en Madrid

De vuelta ya de Portugal (en realidad no se muy bien si hemos estado allí o en España porque solo se oía hablar castellano, podíamos pedir información a la policía española destacada allí para la ocasión, etc.) nos comenta nuestra buena amiga Teresa que, mientras media España estaba en Lisboa y sus alrededores, el éxito en nuestra tierra de tres jóvenes valores portugueses -y todos ellos Pessoas en Madrid- durante la Semana Santa ha sido espectacular y mágico. Veamos:

1º. Un mago de la música.


El gran Pedro Teixeira, quien al frente del Coro de la Comunidad de Madrid clausuró la 54º Semana de Música Religiosa de Cuenca el domingo 5 de abril en la Catedral. (Concierto retransmitido por Radio Clásica de RNE).




2º. Un mago del balón.


CR7, con sus cinco goles en el Bernabéu el domingo por la mañana. Aunque dicen que el Granada se quedó "hipnotizado"...no dejan de ser ¡cinco goles!. Su primer repoker en el Real Madrid.



Y 3º. Un mago-mago.



Luis de Matos, con su espectáculo CHAOS, en la Gran Vía de Madrid, con gran éxito de crítica y público todos los días.

Así es como se despedía Luis de Matos de Madrid en su Fb:
Uma Pàscoa màgica e inesquecivel passada aqui...Gracias Madrid!!! 




Y mientras esto ocurría a un lado y a otro de la frontera nosotros nos quedábamos enganchados a un libro maravilloso que recoge el sueño ibérico de dos grandes pensadores y escritores de aquí y de allá: el Epistolario Ibérico entre Miguel de Unamuno y Teixeira de Pascoaes (Ed. Orígenes), donde, hace ya más de un siglo, se escuchaban afirmaciones del primero como esta:
Portugal me interesa mucho porque me interesa España y nosotros vamos a donde Portugal está ya. (19-XII-1905)
O esta otra:
Es una obra de amor y de cultura hacer que España y Portugal se conozcan mutuamente. Porque el conocerse es amarse. El conocimiento engendra amor y el amor conocimiento. Son en el fondo una sola y misma cosa vista por fuera o por dentro. (30-IX-1908)

D. Miguel, aunque despacio, creo que vamos por buen camino.

martes, 24 de marzo de 2015

Luis de Matos




El portugués Luis de Matos está considerado como uno de los mejores magos del mundo, incluso muchos consideran que es el auténtico número 1 del sector. Hará gala de su capacidad durante seis únicas funciones en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid desde el miércoles 1 hasta el domingo 5 de abril, en un show de magia para toda la familia. 

El horario será: de miércoles a viernes, a las 20:30 horas, sábado, con doble sesión, a las 19.00 y 22:00 horas y domingo a las 19:00 horas.

Luis de Matos es el nuevo one man show, el mago portugués más premiado y distinguido que estrena nuevo montaje en Madrid. Un viaje inolvidable, lleno de interacción y misterio, lleno de hazañas inexplicables que permanecerán en la memoria por mucho tiempo.

Luís Manuel Curcialeiro Godinho de Matos, conocido como Luis de Matos (Mozambique, 23 de Agosto de 1970) es ilusionista y participante habitual de numerosos programas de televisión en diversos países.




Mago premiado a nivel internacional, es hasta la fecha el ilusionista de menor edad galardonado con el Premio Devant, trofeo que otorga anualmente el centenario club londinense The Magic Circle, MAGO DEL AÑO por la Hollywood Academy of Magical Arts y MAGO DE LA DÉCADA por la International Magicians Society.
El espectáculo que va a presentar en Madrid se denomina ‘Chaos‘. Un show donde los más extraños elementos interaccionan de forma mágica y sorprendente. Tan sorprendente que José Saramago llegó a decir del espectáculo que 
Más que el caos, representa un orden sin descifrar.
La hora y media de duración de ‘Chaos’ sirven para que el público participe de una forma muy activa, ya que el espectáculo se sirve de la imaginación colectiva para fabricar una experiencia mágica sin precedentes.

¿Ilusión o realidad? Para salir de dudas tendremos que ir al Teatro Compac Gran Vía de Madrid durante la primera semana de abril a comprobarlo. Ahí va un pequeño aperitivo.







Fuente:
Taquilla.com
madridesteatro.com

martes, 17 de marzo de 2015

Isabel Freire


Hoy cerramos la serie dedicada a Damas de compañía de infantas de Portugal, reinas de Castilla o de España con un personaje muy enraizado en la lírica española, musa y amor platónico del poeta Garcilaso de la Vega: Isabel Freire.


Fragmento de retrato 
idealizado de Isabel Freire 
por C. F. Cowper. 1905.
Isabel Freire (Beja, Portugal c. 1507 - Toro c. 1536), inspiró los personajes de las pastoras Galatea y Elisa de la Égloga I de Garcilaso de la Vega, fue musa de casi toda su obra y amor platónico. Considerada por toda una tradición crítica y en palabras de Antonio Prieto como el gran latido de la poesía garcilasiana.

Hija de Bernardim de Almeida y de Guiomar Freire de Andrade pertenecía, por parte paterna, a la casa de los condes de Abrantes, descendientes de la Casa Real portuguesa. Otro autor recoge un antiguo testimonio que la emparenta con los duques de Braganza.


Isabel Freire era una de las jóvenes damas que acompañaba a la infanta Isabel de Avis y Trastámara en la corte portuguesa de Évora. Debía de ser una joven bellísima, pues también inspiró al poeta portugués Francisco Sá de Miranda y una de las damas más queridas por la infanta, quien afirmó que sólo vendría a España a casarse si podía traer con ella a Isabel Freire.


Garcilaso de la Vega, por su parte, era de familia noble toledana, había tenido una esmerada educación en la corte y era miembro de la guardia real del emperador cuando conoció a la joven dama portuguesa. Hacía sólo un año que se había casado con Elena de Zúñiga...


Supuesto retrato de Garcilaso de la 
Vega. Museo de Kassel (Alemania). 
Era el prototipo de cortesano renacentista: culto, elegante, apuesto y conquistador. En Toledo se había enamorado siendo muy joven de Guiomar Carrillo de Toledo y fruto de esta relación nacería un niño. En 1520 entró a formar parte de la guardia real del emperador Carlos V y en 1525 se casó con Elena de Zúñiga, dama de doña Leonor de Austria con quien tendría varios hijos y a quien nunca amó.

Un año antes, tras disolverse el ejército español al terminar el asedio de Fuenterrabia, viajó a Portugal a visitar a su hermano mayor, Pedro Laso, desterrado por el emperador a la corte de D. João III de Portugal por su intervención en la revuelta comunera (1520-1522). Pedro se había casado con la también dama de la infanta Isabel, Beatriz de Sá y, cómo no, también se tiene noticia del amor platónico del poeta por su cuñada Beatriz

Sería en la corte de Évora, al visitar Garcilaso a su hermano en 1524, donde el poeta y su musa Isabel se pudieron conocer.

En 1526, Isabel Freire acompañó a la infanta de Portugal hasta Castilla para las bodas reales con el emperador en Sevilla. Durante la posterior luna de miel granadina, de seis meses de duración, se formó una brillante corte renacentista, con el músico Antonio de Cabezón y el poeta Garcilaso de la Vega entre otros artistas. Fue entonces cuando el poeta tuvo oportunidad de tratar más a Isabel y de enamorarse de ella sin remedio. 

La relación amorosa entre ambos está envuelta en el misterio y ha sido puesta en tela de juicio muchas veces. Indudablemente hubo algún tipo de relación, ya que coincidieron en la corte de Carlos V e Isabel de Portugal en varias ocasiones. Sin duda, ella fue la musa inspiradora de sus poemas, como cuando la describe: (...) su modo de andar alegre, su meneo, su contoneo; venía a ser anuncio de otras delicias de la carne.


Retrato del emperador Carlos V e Isabel de Portugal.
 Copia que Rubens realizó en 1628 del original de
Tiziano desaparecido
en el incendio del Alcázar en
 1734. Colección Casa de Alba.
Después de Granada, la corte itinerante pasa por Valladolid, Palencia y Burgos hasta que, en febrero de 1528, se traslada a Madrid convocados por las Cortes generales. Entre octubre de 1528 y marzo de 1529 un nuevo traslado les lleva a Toledo donde Isabel Freire contrae matrimonio finalmente con D. Antonio de Fonseca (acaso (...) ese que de mí s’está reyendo, Égloga I, v. 180), regidor de Toledo (como el propio Garcilaso) y Toro, futuro señor de Villanueva de Cañedo y heredero del mayorazgo fundado por su abuelo Alonso de Fonseca, obispo de Ávila, Cuenca y Osma.

El despecho que Garcilaso siente por la boda de su amada se puede comprobar en su primera etapa de poesía castellana de cancionero, como en la Copla II del manuscrito 17.969 de la Biblioteca Nacional de Madrid, titulada Canción, habiéndose casado su dama, cuyo epígrafe dice: A doña Isabel Freire, porque casó con un hombre fuera de su condición.

El matrimonio Fonseca-Freire se establece en Toro, ciudad donde Antonio de Fonseca, conocido como el Gordo, ("
un hombre gordo y romo en amores y ambiciones") formaba parte de las elites del poder local. Isabel Freire dio a luz, al menos, a tres hijos: Alonso de Fonseca, que casará con Juana Enríquez, de quienes descienden los titulares del condado de Villanueva de Cañedo; Catalina de Fonseca, que casó con Pedro Enríquez; y Guiomar de Fonseca, monja en el monasterio de Sancti Spiritus, de Toro.

Desde Menéndez Pelayo, la relación entre  Garcilaso  e Isabel Freire ha sido defendida con unanimidad desde conocidas interpretaciones biográficas de la obra el poeta, como las de Rafael Lapesa Ángel Valbuena PratAntonio Prieto llega a reordenar su obra  defendiendo la tesis de que buena parte de esos poemas forman un Canzionere al estilo de Petrarca, a través del cual Garcilaso quiere elaborar una imago vitae de su amada Isabel Freire.


El Soneto V, uno de los más bellos de su segunda etapa petrarquista dedicados a su dama portuguesa, dice así: 


Escrito'stá en mi alma vuestro gesto
y cuanto yo escribir de vos deseo:
vos sola lo escribistes; yo lo leo
tan solo que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto,
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma mismo os quiero;

Cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir, y por vos muero.


Es probable que Isabel Freire muriera prematuramente tras el tercer o cuarto parto
 (¡Oh tela delicada, / antes de tiempo dada / a los agudos filos de la muerte!, Égloga I, vv. 260-262). Fue enterrada en la capilla familiar de los Fonseca en el toresano monasterio de San Ildefonso, entre 1534 y 1537.


Al tener noticia de la muerte de Isabel, Garcilaso regresa a Nápoles en mayo de 1534 y comienza a escribir la famosa Égloga I, narración lírica de su fallida historia de amor.



Con sus tres Églogas se inicia la tercera etapa clasicista o napolitana de la obra de Garcilaso, reconocible por la mayor influencia de Virgilio y de los poetas italianos del Renacimiento. 

La Égloga I es una versión poética de su historia amorosa con Isabel Freire. Dos pastores, Salicio y Nemoroso, cantan sus penas de amor en un paisaje bucólico conmovidos por su tristeza. Salicio lamenta los desdenes de Galatea y Nemoroso llora la muerte de su amada Elisa. Garcilaso expresó a través de estos dos pastores dos momentos distintos de su relación imposible con Isabe
l.

Además de poeta, Garcilaso era soldado del emperador y por eso murió como tal, al ser herido durante la retirada del cerco de Marsella en Le Muy (Provenza), muriendo finalmente en Niza (Saboya) en 1536. Se dice que por fin había olvidado a Isabel y había vuelto a encontrar el amor en una dama napolitana...


Efigie sepulcral de Garcilaso en la iglesia de San Pedro Mártir (Toledo).
La más verídica representación de cuantas existen del poeta.



FUENTES:
Centro virtual Cervantes. 500 años de Garcilaso.
Los jardines de Babel.
La web de Garcilaso




P.D. 
La serie Damas de compañía de infantas de Portugal, reinas de Castilla o de España nos ha dado a conocer personajes femeninos de todo tipo: unas ejemplares como santa Beatriz da Silva y otras menos santas como Guiomar de Castro, pasando por Leonor de MascarenhasLeonor de CastroÁngela de Acevedo, meninas con ascendencia portuguesa como María Agustina Sarmiento de Sotomayor y Alencastre y también varones como el menino de Felipe II Ruy Gomes da Silva, príncipe de Éboli.
No están todas las que fueron, porque es fácil imaginar a Bárbara de Braganza, en su ilustrada corte, rodeada de cultas damas de compañía lusas con quien compartir idioma e inquietudes artísticas e intelectuales. 
No ocurriría así en la austera época de posguerra que le tocó vivir a María Isabel de Braganza, quien sólo pudo estar acompañada  por su hermana pequeña y buena consejera María Francisca.

martes, 10 de marzo de 2015

Santa Teresa de Jesús y Portugal

Santa Teresa de Jesús. Talla de Gregorio Fernández.
Museo Nacional de Escultura. Valladolid.

El 28 de marzo se celebra el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Por este motivo queremos dedicar, desde estas páginas, un pequeño homenaje a tan singular y gran mujer desde una de sus facetas menos conocidas de ella: la política.
Para ello no vamos a profundizar en su obra espiritual -ojalá estuviéramos a la altura para poder hacerlo y, además, doctores (como ella) tiene la Iglesia- ni en la literaria, cuya lectura tanto gozo nos provoca, pero sí que vamos a fijarnos en parte de su epistolario. 




Con dos de sus cartas podemos intuir cómo Santa Teresa de Jesús no sólo era una mujer de su época, informada de los acontecimientos políticos, sociales y religiosos de su tiempo, sino que, además, era un personaje con gran influencia y liderazgo en lo que hoy llamaríamos la cúpula del poder y cuya opinión era solicitada y respetada.

No ajena a la actualidad, la situación del reino de Portugal -tras la muerte del rey D. Sebastião en batalla- le preocupa mucho, como trasciende de su epistolario. A través de él, podemos ver cómo intenta controlar la difícil situación... y puede que lo consiguiera.

Así como hay cartas dirigidas Al prudentísimo señor, el rey Felipe II, quejándose de las injustas persecuciones contra sus religiosas de Sevilla y contra el venerable padre fray Jerónimo Gracián -su superior y confesor- hay otras dirigidas a este último, como la que le escribe el 19 de agosto de 1578 sólo quince días después de la catástrofe de Alcácer-Quibir, donde murió el rey D. Sebastião, diciéndole estas palabras tan certeras sobre las relaciones internacionales:
(...) Mucho me ha lastimado la muerte de tan católico Rey, como era el de Portugal, y enojado de los que le dejaron ir á meter en tan gran peligro. Por todas partes nos da á entender el mundo la poca seguridad que hemos de tener, de ningun contento, si no le buscamos el padecer (...) 
Un año después del desastre, la candidatura presentada por Felipe II para ceñir la corona de Portugal origina el debate político y social del momento en la península. 

En este contexto y treinta días después de que el rey-cardenal Henrique I comunicara al embajador Cristovão de Moura que aceptaba la candidatura de Felipe II, Santa Teresa de Jesús escribe a su amigo D. Teotónio de Bragança, arzobispo de Évora, el 22 de julio de 1579, unos interesantes comentarios sobre la situación.

Hay que recordar que D. Teotónio era tío de D. João de Bragança, otro de los entonces pretendientes a la corona de Portugal, cuyo nieto sería D. João IV, tras la sublevación de 1640. D. Teotónio fue nombrado arzobispo de Évora por el propio cardenal D. Enrique, sustituyéndole, cuando este último tuvo que acceder al trono tras la muerte del rey D. Sebastião.

En su carta, Santa Teresa le insta con estas palabras:
(...) Vuestra Señoría me mande hacer saber, si hay alla alguna nueva de paz, que me tiene harto afligida lo que por acá oigo, como á V.S. escribo: porque si, por mis pecados, este negocio se lleva por guerra, temo grandísimo mal en ese reino, y aún á ese no puede dejar de venir gran daño.
Dícenme es el duque de Braganza el que la sustenta, y en ser cosa de V.S. me duele en el alma, dejadas las muchas causas que hay sin esta. Por amor de nuestro Señor, pues de razon V.S. será de mucha parte para esto con su señoría, procure concierto (pues según me dicen hace nuestro rey todo lo que puede, y esto justifica mucho su causa) y se tenga delante los grandes daños que pueden venir, como he dicho: y mire V.S. por la honra de Dios, como creo lo hará, sin tener respeto á otra cosa.
Plega á Su Majestad ponga en ello sus manos, como todas se lo suplicamos; que yo digo á V.S. que lo siento tan tiernamente, que deseo la muerte, si ha de permitir Dios que venga a tanto mal, por no lo ver. El guarde á V.S. con la santidad que yo le suplico muchos años para bien de su Iglesia, y tanta gracia que pueda allanar negocio tan en su servicio. Por acá dicen todos que nuestro rey es el que tiene la justicia, y que ha hecho todas las diligencias que ha podido, para averiguarlo. El Señor dé luz para que se entienda la verdad, sin tantas muertes como ha de haber si se pone á riesgo; y en tiempo que hay tan pocos cristianos, que se acaben unos á otros es gran desventura (...) 
Consideramos estar ante una carta de alto interés político y retórico. El modus operandi de la remitente y la influencia de su destinatario pudieron ser decisivos para la historia peninsular. 

En lo señalado con negrita observamos cómo Santa Teresa de Jesús toma partido por su rey y cómo pide frontalmente a D. Teotónio que neutralice las aspiraciones de su sobrino empleando, de manera admirable, la retórica para suavizar sus palabras con otros argumentos de índole espiritual y en pro de la paz.




En este humilde homenaje hemos dejado deliberadamente al margen la conexión espiritual de la santa andariega con Portugal, tras la primera fundación hecha en 1585 por la hermana María de San José de Salazar del monasterio de San Alberto en Lisboa.

Agradecemos, finalmente, a Santa Teresa de Jesús la oportunidad que nos ha brindado de traerla a nuestras páginas debido a la conexión política, pequeña pero trascendental, que también tuvo con la historia de Portugal.
Santa Teresa de Jesús. José de Ribera.
Museo Bellas Artes de Valencia
.

BIBLIOGRAFÍA.

Obras de Santa Teresa de Jesús, novísima edición, corregida y aumentada. Conforme a los originales y a las últimas revisiones, y con notas aclaratorias. VICENTE DE LA FUENTE. Tomo V. comprende la segunda parte del Epistolario de la Santa. Con licencia de la Autoridad eclesiástica. Madrid, 1881.


D. SEBASTIÃO, Rei de Portugal. ANTONIO VILLACORTA BAÑOS GARCÍA. A Esfera dos Livros. Lisboa, 2006.